El general despiadado

Durante una guerra civil en Corea, cierto general avanzaba implacablemente con sus tropas, tomando provincia tras provincia, y destruyendo todo lo que encontraba a su paso. El pueblo de una ciudad, al saber que el general se aproximaba -y habiendo oí­do historias de su crueldad- huyó a una montaña cercana.

Las tropas encontraron las casas vací­as. Después de mucho buscar, descubrieron a un monje zen que habí­a permanecido en el lugar. El general ordenó que viniese ante su presencia, pero el monje no obedeció.

Furioso, el general fue donde se encontraba el monje.

-¡Tú no debes de saber quién soy yo! -rugió-. ¡Yo soy quien puede atravesar tu pecho con mi espada, sin parpadear siquiera!

El maestro zen se volvió hacia él y le respondió serenamente:

-Usted tampoco debe de saber quién soy yo. Yo soy aquel que puede ser atravesado por una espada, sin parpadear siquiera.

Al escuchar esto, el general se inclinó, hizo una reverencia, y se retiró.

#intitrainingandcoaching #welovewhatwedo

Volver a "Actualidad"