Imaginación despierta

Tras una dura enfermedad, Ignasi Terraza se quedó ciego a los nueve años.
No le quedó otra que reinventarse. Tras mucho tesón y sacrificio, se convirtió en la primera persona ciega licenciada en Informática de España.
Y quizás porque llevaba desde los 12 tocando el piano o porque la música le permitía expresar sentimientos de una forma que no encontraba en la informática, aprovechando una baja por paternidad se lanzó al jazz. Una disciplina que le permite abrazar la libertad.
El resto, en esta bonita Contra.
¡Muy feliz miércoles!
Volver a "Actualidad"