Lo que resistes

Nos encanta esta frase del psiquiatra suizo Carl Gustav Jung, porque arroja luz en el cambio.
Negar lo que sentimos acentúa el problema y lo agrava, puesto que resulta difícil dejar de pensar en él. Lo mejor para deshacerlo es no ofrecer resistencia y aceptar aquello que sentimos. Al fin y al cabo, las emociones nos humanizan.
Si bien emociones como el miedo, la tristeza o la rabia son las más difíciles de asumir, también son impulsoras de cambio puesto que nos ponen contra las cuerdas y nos obligan a mirar dentro.
Asumir los retos nos libera y sienta las bases para el cambio. Y a partir de ahí, ¿cómo trabajar la aceptación? Una excelente técnica para ponerla en práctica es la meditación a la que somos tan asiduas en Inti. Con la meditación procuramos no emitir juicios sobre los pensamientos o emociones invasivos; así pues, ¿qué hacer con ellos? Reconocerlos, ponerles nombre y observarlos como punto de partida, para que, poco a poco, vayamos recuperando nuestra paz interior.
¡Feliz miércoles!
Volver a "Actualidad"